Cuentos y poemas

"Cleopatra"

Todos se preguntaban, de donde provenia su belleza. Porque, no hacia huellas el paso del tiempo, en su estelar presencia. Alguien susurró entre las columnas, “Es su baño matinal”

Entre las sombras calientes, se quizo hechar luz al enigma. “Se baña con leche de animales sagrados” “Se sumerge en esencias de hierbas exóticas” “Se venda con ungüentos mágicos del Dios Thot”

Pero nada, ninguno de eso rumores, era cierto. Muchos, probaron las técnicas, sin ver resultados y cada vez más se alejaba el misterio. Como si en el vacio de la noche ahondara el secreto.

Sarcásticamente, de allí provenía la máquina alquímica, custodiada en la recámara. En cada inicio de ciclo lunar, se alineaban los motores con la constelación en la cual habia sido fabricada.

Desde allí su padre, Orion, le enviaba el rayo. Los circuitos bebían el nectar cuántico cambiando los átomos de sus celulas dañadas, sumergida en su bañera de luz ultravioleta.

Cada vez que salía de su aposento mágico, era una mujer nueva, capaz de cuarquier cosa. Incluzo derrumbar al más vasto imperio, con solo cariciarlo en el momento preciso.

Reina, Faraona, Conquistadora, Amante Extraterrestre. Que será de ella, cuando se entere que en Orion hubo una guerra y el próximo rayo no llegará.