Dramaturgia

El mal de la ciudad

Cocina de dramaturgos. Obra El mal de la ciudad. Claudio Moda Cocina de dramaturgos. Obra El mal de la ciudad. Claudio Moda Cocina de dramaturgos. Obra El mal de la ciudad. Claudio Moda

“ El Mal de la ciudad ”

Entra el gaucho Fausto caminando muy chueco y con las manos como sosteniendo una guitarra invisible y se sienta en un tronco.

Entra otro gaucho, Zoilo, también muy chueco pero con sus manos en posición normal, se para al lado del otro. El gaucho sentado le dice:

F – Don Zoilo ! … a usté también le afanaron el caballo !?

Z – Como se dio cuenta don Fausto ?

Fausto hace una pausa y lo mira a Zoilo muy chueco y arriesga a decirle

F – Por la tristeza en su mirada.

Z – Un gaucho sin caballo es como si … – piensa y empieza a acongojarse – … me cortaron las piernas! – se sienta casi a punto de llorar en otro fardo, al lado de su compañero –

F – Lo entiendo Zoilo… yo me sentía igual que usted … Es el mal de la ciudá que nos está alcanzando … pero bué hay otras cosas importantes en la vida del gaucho – trata de consolarlo con  palabras pero sigue con las manos como sosteniendo una guitarra invisible

Z – Tiene razón Fausto … que mejor pa el gaucho quel consuelo de laaa … – hace señas de la figura de un mujer – que mejor que laaaa … – vuelve hacer la seña mientras Fausto ahora comienza a acongojarse – pa ahogar las penas con laaa … – vuelve a hacer la seña de la figura de una mujer y Fausto dolorido trata de contener su llanto – … con laaaa … – Fausto siente pena y dolor –

F – La guitarra !!! – Fausto rompe en llanto al nombrarla –

Z – Pero que le pasa mi amigo ? – Fausto llora moviendo las manos como tocando la guitarra y ahí don Zoilo se da cuenta – No me diga que entambién le afanaron la guitarra !? – Fausto afirma con la cabeza mientras – Es el mal de la ciudá ! – Fausto comienza a calmarse mientras Zoilo lo consuela colocándole su mano en el hombro – que va ser nos está alcanzando a tuitos.

Ambos se calman y ya Fausto abandona su postura de sostener una guitarra

F – Me cortaron las mano también! … ya parecemos un Tatu carreta.

Z – Pero como usté dijo don Fausto todavía quedan cosas que al gaucho lo mantienen vivo … que en las peores situaciones cuando el alma tiembla con el sudor del maula se yergue el facón para salvarnos la vida … – Lleva la mano hacia atrás para sacar el cuchillo pero no lo encuentra – … AHIJUNA ! me han afanado el facón! … – se levanta y se da vuelta como buscando a alguien –

F – Jue sotreta! Déjemelo a mi don Zoilo ! … – Se levanta y busca su facón en la cintura

pero tampoco lo encuentra – PERO CANEJO ! A mi también me afanaron el facón … – Los dos quedan como amagando y mirando para todos, muy chuecos por supuesto. Quejoso se van calmando y se vuelven a sentar –

Z – Mierrrcole que son rápidos che

F – Es el mal de la ciudad … está cada ves más cerca.

Z – Nos tiene acorralados – Se quedan sentados cabizbajos y meditabundos. Zoilo se vuelve a levantar y les grita – Y aura que sigue !? Que sigue !? jue sotretas ! – se vuelve a sentar y ahora se dirige a su compañero – y vaya uno a sabé que es lo que sigue aura!

F – El estré ! – Reflexiona Fausto –

Zoilo mira para todos lados y le dice

Z – Pero tranquilícese hombre no se me va volver loco … acá somos dos no más

F – No ! … el estrés !

Z – Está viendo visiones hombre que le pasa ? Se le escapó un tero ? … cual tres? Si acá no hay más nadie, somos nosotros dos no más

F – No! Que también nos estamo contagiando de la enfermedad esa. La que tienen en la ciudad, que le dicen así … ESSSTRE!

Z – Aaaaaaaa! Si … esa de los nervios

F – Si esa! … Que uno empieza a querer cada vez más cosas … y que cuando tiene una cosa … quiere tener otra … y cuando tiene esa otra, quiere otra y otra y otra

Z – Si y cada vez más rápido quiere tener una a tras di la otra y al final se empieza a embroncar

F – Claro mijo porque así uno nunca se conforma y a medida que acumula cosas también acumula la bronca.

Z – Y al mesmo tiempo las cosa que tiene ni las quiere ceder

F – Y si las pierde ? … – hacen una pausa y responden los dos juntos – Más bronca entoavía!!!

Z – Así se les termina metiendo adentro la tristeza de no estar nunca conforme y se quedan sin lo má importante …

F – La salud

Z – Bien dicho mi amigo

F – Es el mal de la ciudá

Z – Por eso Fausto no nos hagamos mala sangre por lo que hemos perdido … nos podrán quitar tuito pero la salú del gaucho, jamás! … El gaucho es juerte!

F – Si !!! el gaucho es el hombre más juerte que anda sobre la tierra … a parte mire ese horizonte que belleza. Eso si que es salú!

Z – Y el aire que respiramo – inspira profundamente – Ha! Que pureza! Vaya a conseguí un aire ansí en la ciudad

F – Nooo! Ni ahí! … y mire el verdor del pasto. Acá la hierba crece regalándono su aroma. Virgen. Un bálsamo pal pecho criollo!

Z – Claro que si! Eso son los regalos de la Pacha Mama, los que hacen inquebrantable la salú del Gaucho Argentino!!!

F – HUIJA CANEJO!!! – Se levanta revoleando el sombrero, zapatea y tira unos sapucai mientras Zoilo lo mira azorado. Fausto se va calmando solo ante la mirada de su amigo –

Z – Y hablando de hierbas, está güeno pa tomarse unos mates, no le emparece – Fausto al principio asiente con la cabeza pero luego cambia a un gesto negativo – que le pasa mi amigo, no le gusto la idea?

F – Es que se nos terminó la yerba

Z – Como que se enterminó la yerba! – se altera – y por que no fue a comprar un paquete?

F – Fui !!! … pero me entuve que volver

Z – Y por que se volvió !?, le paso algo?

F – Me volví ! por que no me alcanzo la plata !

Z – Como qui no le alcanzo la plata!!!

F – Si ! Es que otra vez aumento de precio !

Z – Como qui aumento otra vez !!! – se altera más – pero están trompeta estos!!! que se creen!!! jugar así con lu sentimientos !!! con la HONORABILIDAD !!! – se enoja cada vez más –

F – Tranquilicesé Zoilo

Z – Que me via tranquilizá ! ni que que ocho cuartos !!! hijos de una gran Hiena !!! – se pone cada vez peor

F – Tranquilizate hermano!!

Z – QUEEEE!!! … – siente un dolor en el pecho, es un paro cardíaco –

F – Zoilo! Que le pasa !? – Trata de sostenerlo mientras Zoilo va cayendo moribundo – No, No !!! no me deje solo don Zoilo !!! NO !!! … – comienza a llorar – Zoilo ! Mi amor ! No te Vayas – llora mientras Zoilo muere en sus brazos – JUE MANDINGA EL MAL DE LA CIUDA !!! … ZOILOOOOO !!! – También sufre un paro cardíaco y Fausto cae muerto arriba de su compañero.-

FIN

Ombu